El aluminio para mecanizado: ¿por qué se usa?

945 29 03 02
El aluminio para mecanizado: ¿por qué se usa?

Entre los materiales mecánicos no férricos que tenemos destaca el aluminio, disponible en barras desde D.3 mm hasta D. 400 mm y en diferentes aleaciones para mecanizar, y también en placas, chapas y tubos.

Puedes pedir que lo cortemos en otras medidas, ya que el aluminio es un material manejable, el mismo motivo por el que es idóneo para mecanizar: es dúctil, deformable, así que absorbe bien impactos y se adapta a procesos muy distintos.

El aluminio tiene una buenísima conductividad térmica, así que es perfecto en trabajos que necesiten disipar rápidamente calor, por ejemplo en electrónica, industria eléctrica y mecánica.

Aunque en principio no tenga una gran resistencia mecánica las aleaciones posibles solucionan este punto, permitiendo usar el aluminio para mecanizar ampliamente en la industria del automóvil y la aeronáutica, por ejemplo.

Es uno de los materiales mecánicos no férricos más resistentes a la corrosión que se usan habitualmente en la industria. Puede usarse en piezas que tengan que desempeñar su función en condiciones de humedad, a la intemperie, etc., así que encontrarás aluminio mecanizado en arquitectura fácilmente.

También es un buen conductor eléctrico, y a la vez posee una baja densidad, lo que permite fuerzas de inercia mejores, algo que es útil en piezas de aluminio giratorias.

Es un metal además muy abundante en la naturaleza. Se puede reutilizar muchas veces y no es costoso reciclarlo.

También es fácilmente maleable en finas láminas, tiene buena estabilidad dimensional, ausencia de porosidades y se puede soldar.

Consulta en Bron-Plastic tus necesidades de aluminio para mecanizar y te informamos en detalle.